~LA RÉMORA

LITERALMENTE
A TU COSTA

~LA RÉMORA
~Literalmente a tu costa
~Desde las primeras lluvias a la cala
~LA RÉMORA
~EL PULPO
~Los latidos del pan


En las esquinas y rincones de la estancia iluminada
aguardan las sombras en recogimiento hermético



LA GUÍA:


Cuando la rémora
que visto en cada acción
con diferente canción
de melodía escéptica
sorprende a mi ímpetu
profanando en nombre del destino
divagando falto de cordura
callando el algodón
evitando el lino
protegiendo el beso con armadura
Cuando surge la eterna traba
de mis manos llenas de heridas
de mi pecho lleno de rabia
de mis versos y mis costillas
¿Acaso no me ve el sol?
la luna tampoco mira
¿Acaso es esto el amor?
ciego de dolor -ciego de ira-
Cuando observo este vacío atroz
extrínseco en mi esperanza
siento la vida a distancia
y oigo como la muerte aún respira



LA RÉMORA:


QUE VISTO EN CADA ACCIÓN

Que visto en cada acción
con restos de tu carne
que no muero si muero
que no vivo sin hambre
que espero tu visita
todo el bosque lo sabe
tu amor me debilita
y nunca viene nadie
Los duendes y las hadas
las plantas y animales
me hablan y me hablan
y grito: ¡que se callen!
no quiero más sonido
que el de mi pensamiento
no quiero más latido
y mi corazón más late
Que visto en cada acción
con restos de tu ser
que no muero sin ti
que vivo sin ayer
que espero como un loco
todo el bosque lo sabe
ya sus voces ignoro
y nunca viene nadie




SORPRENDE A MI ÍMPETU

La falta de acción que rodea
el esperar
el divagar...
Tus ojos aún llenos de encanto
El cielo cuando clarea
el bosque
la aldea
el mar...
Tus ojos me dicen tanto
He de realizar tareas
y aguanto con observar
tus ojos con sus mareas
su noche y su caminar
Mi ímpetu aún se sorprende
cuando estudia de nuevo tus ojos
de todo lo que se aprende
de su calma y de sus arrojos
Mi ímpetu camina despacio
dibuja tu cuerpo en su mano
en un querer que no sacio
desde este límite extraño
Y tus manos
atareadas
Sigo
las agasajo...
Tú no comprendes
te enfadas
y yo me levanto y trabajo





DIVAGANDO FALTO DE CORDURA

Las serpientes mordieron la casa
e inyectaron veneno en las ideas
inmaculadas
vírgenes de asfalto
Las serpientes son dóciles
delicados animales de compañía
que aceptan la caricia suave y romántica
Sin brazos y sin piernas me muevo mejor
pienso mejor
y me hipnotizo en el espejo
Soy casi una familia
y mi identidad se escapa
tal vez porque la sigo
escalando los árboles
con la intención de erguirme
Codiciaré todas las enfermedades
para sanar
con alguna caricia suelta
del veneno incestuoso





DE MIS MANOS LLENAS DE HERIDAS

La ciudad está creciendo
ya no es la misma
no reconoce el paso sus senderos
ni su marisma
Hay demasiada gente trabajando
en no hacer nada
ya no conozco a nadie
navegando
remo con fuerza inusitada
en mi barca atada
Pero de mi mano
llena de heridas
-ora pequeñas
ora crecidas-
surge esta idéntica ciudad
y duele
como el el último estirón
como el culpable a la piedad
y recuerdo que siempre fue igual
llena de lino y algodón
llena de peste aletargada
de correr de acá para allá
y de evitar miradas
que hagan obviar de algún modo
este infecto rastro
este lodo
La ciudad
seguirá creciendo
por donde no comprendo





EXTRÍNSECO EN MI ESPERANZA

Tu querer entra sin rubor
por la puerta de mi ser
y se acomoda en mi eje
Tenía la esperanza de no volver
a ser creado por el amor
ya transformado en hereje
Tu querer me ocupa
y se mueve por mí
como si siempre le hubiese pertenecido
Tenía la esperanza de no proseguir
montado en la grupa
de ningún animal con el que estuviese reñido
Tu querer me preocupa
no sé su edad
ni su caducidad
y por más que busco
con deseo y tozudez
nada hallo
deduzco
que entre tu querer y mi terquedad
está mi querer
asustado
entrando
tímido esqueje
para asentarse en tu eje
como un salvaje
amansado



Volver
Literalmente a tu costa

David Castro Barbeito (poesiayotrosdisfraces@gmail.com)